jueves, 6 de junio de 2013

CARRACA (Coracias garrulus)

Estas son himágenes de una pareja de carracas,que localizé el año pasado a una decena de quilómetros al oeste de mi casa,entre los pueblos de Malpartit y la Saira, en Cataluña.Establecieron su nido a gran altura a alrededor de unos quince metros justo al pricipio de una rama de un gran chopo,en una hilera de grandes arboles.Estas aves necesitan nidificar preferentemente en grupos de árboles con grandes espacios aviertos para cazar, también pueden instalarse en paredes de roca ,muros y en paredes de arcilla o de tierra como los avejarucos, a vaja altura.Es un ave de ecosistemas estepários pero también se la puede hallar en areas boscosas que tengan  zonas abiertas para poder cazar;por ejemplo, en el sur de Finlandia y Siberia occidental se los encuentra en pinares de pino silvestre.En Lérida como en muchas otras partes, la construcción  de numerosas carreteras, el asfaltado de caminos, las hobras del tren de alta velocidad,la expansión abusiva de los cultivos de regadio,la concentración parcelária, y la uniformización  del paisaje agrario, han fragmentado y en muchos casos destruido, su habitat y el territorio de caza de esta ave y a otras muchas espécies más.Y ahora pese a la sobresaturación que hay en el mercado internacional de productos ortofrutícolas,invierten de nuevo en dos planes de regadio mediante la construcción de dos grandes canales de riego a gran escala , complicándo ahún más su conservación,destruyendo los últimos ecosistemas estepários de Cataluña,y reduciendo ilegalmente los espacios de Z.E.P.A.S,que la Union Europea estableció para la conservación de estas especies.La administración, desoyendo y haciendo caso omiso a las posibles sanciones de la Unión Europea.Sigue fomentando un uso irracional e insostenible del agua,e introduciendo otro modelo con miras a corto plazo sin tener en cuenta las consecuéncias, aplicando innecesárias inversiones y gastos de mantenimiento, que no harian falta, con el aprobechamiento de los recursos naturales del propio medio, como el turismo ornitológico, el cultivo de plantas aromáticas, diversas variedades locales de cereales,los tradicionales cultivos y productos de secano tan poco valorados en el mercado europeo.Ocasionalmente, he hablado con algúnos agronomos, sobre las consecuencias a largo plazo de LA SATURACIÓN DEL SUELO POR SALES MINERALES PROCEDENTES DEL AGUA DE RIEGO,cuando llegue el dia en que se deje de regar. Los técnicos son conscientes de la salinización del suelo, consequencias que impedirán el cultivo de qualquier otra planta DEJANDO EL SUELO COMPLETAMENTE IMPRODUCTIVO,pero algunos de ellos se empeñan en creer con prepotencia que desarrollarán sin saber cuando ni como, otra tecnologia para resolver este problema.Otro efecto más de la soberbia y el exceso de confianza,del ser humano que ignora y desprecia a su madre Tierra.De ese tipo de hombre que solo se ve su ombligo, que no be mas allá de sus propios intereses,que se cree especial y superior a todo lo demás. 

2 comentarios:

Noushka dijo...

Hola Marc,
Muy buenas entradas del Carraca.
Me gusta muchísimo este ave!
Venimos de vez en cuando a Lleida para fotografiarlos pero lo tenemos en el sur de Francia también!
Estoy totalmente de acuerdo con lo que escribes, el maltrato de los suelos es una catástrofe espantosa y irreversible si los agricultores no buscan seriamente otras soluciones para sus cosechas.
Un saludo!

marc calvo dijo...

Muy agradecido Noushka,tengo localizados tres sitios donde se los be habitualmente y no descarto descubrir alguno nuevo,estoy contento que también se encuentren en el sur de Francia,tengo entendido que también vuelben a berse por Alemania.Los agricultores y los técnicos como en la mayoria de la gente de su sector, solo piensan a corto plazo,el beneficio rápido,no están abiertos a nuevas solucines y alternativas y se limitan,a seguir lo que estipulan los mercados, o sea con la típica actitud del rebaño de seguir las normas sin el menor sentido crítico;todo y sabiendo las consecuencias en muchos casos,hay mucho egoismo también.